lunes, 18 de octubre de 2010

Consejo Laboral


Es una pésima idea intentar averiguar el salario de los compañeros de trabajo.


No está mal por la curiosidad en si. Todos los seres humanos somos curiosos en mayor o menor medida. El problema es el resultado obtenido al encontrar la buscada información: Si los compañeros ganan menos, te darás cuenta de que no debes dejar que los demás descubran que ganas más que ellos. Si ganas igual, solo te enteras que no se evalúa al individuo sino al grupo. Pero si ganas menos, muy probablemente pienses que mereces ganar más. (si es que por un fatal error no piensas que los otros deberían ganar menos).

Son los únicos tres resultados posibles y con ellos, evidentemente, no ganamos nada. Entonces, más que estar averiguando información que no nos compete, mejor sería dedicarse y poner el máximo empeño posible, que si bien no siempre reporta mayor beneficio económico, si deja una gran satisfacción por una labor bien realizada.