domingo, 5 de junio de 2011

No cuesta un ojo de la cara, cuesta un riñón


Un adolescente chino vende un riñón para comprar un iPad

Seguro estoy, que a estas alturas debe estar bien arrepentido. Pero el tiempo no vuelve atrás, así como su riñón tampoco volverá.