lunes, 4 de julio de 2011

Copa América: Así van las cosas

Vimos a La Argentina sufrir con el equipo, en teoría, más modesto. Luego, entre las sorpresas, la Vinotinto consiguió un empate sin goles ante la Pentacampeona y repotenciada Brasil. No deja de llamarme a atención la forma como la prensa, sobre todo de estas potencias futbolísticas, hacen sentir su malestar por lo que ha ocurrido.

Primero que nada, yo aplaudo el partido realizado por Bolivia, que entre críticas y descréditos, pudo perfectamente ganar el partido, lo tuvieron en sus manos, cuando no fueron capaces de cerrarlo con un mano a mano ante el portero Argentino. Fueron ellos y no los anfitriones, los que tuvieron la opción más clara. Para mi, no les regalaron nada. Si bien Argentina vuelve a jugar este partido 10 veces y los gana, en este, mucho más por mérito Boliviano, que por propias falencias, el resultado fue un empate.

Por otro lado, la selección Venezolana, con muchas fallas, pero con entrega total y el mejor espíritu de sacrificio, evitó que su portería fuese penetrada (con fortuna por el travesaño de Pato). Y cuando menciono fallas, no sé cuantas veces dije "despeja, ¡despeja!", cuando tenían la pelota en su área y entre 3 Brasileños querían salir tocando y terminaban perdiendo el balón. ¡Despierten! eso no lo hacen ni los brasileños, en el área, los de atrás no están obligados a salir tocando. Pero a pesar de esto, con algunas falencias Canarinhas, pero con kilos de sobra de mérito propio, lograron ese extraordinario punto que los coloca con buenas perspectivas de cara a los próximos encuentros.

Ahora bien, resulta que la palabra "Decepcionante", está en boca de los Argentinos y Brasileños. ¿y es que el fútbol es propiedad única y sin atenuantes de ellos?, ¿no tienen los equipos más modestos el derecho y el deber de ser mejores? En Conmebol, para clasificarse a un mundial, hay que batirse con 3 campeones del mundo, 9 Campeonatos mundiales. En estos lados del planeta, el que quiere figurar con un balón en los pies, tiene que batirse a lo grande. ¿Puede Concacaf, por ejemplo, decir lo mismo? Con todo respeto, No. Si un suramericano clasifica a un mundial, es seguro que tiene buen nivel para llegar por lo menos a octavos de final de un mundial, porque el nivel de la confederación así lo obliga. Lo que quiero decir es, que los pequeños aquí, también se hacen grandes.

Así que, hermanos Brasileños y Argentinos, nadie duda de la calidad infinita de sus "fuera de clase". Pero mérito a quien mérito tiene y sepan que, la humildad los haría mucho más grandes.