lunes, 1 de noviembre de 2010

Presentimiento


Tuve esa extraña sensación, de las que no se tienen casi nunca en la vida. No se si era sexto sentido, o energía desplegada de dos almas que al estar en contacto, se reconocen y saben que son quienes estaban buscando. No lo se.

Posiblemente llegas en el mejor momento, pues lo bueno apenas esta por comenzar. Tengo mucho más que brindar de lo que pudiera haber tenido antes. El fuego refina y elimina impurezas. El resultante, es un producto muy superior en comparación con el original.

Sé que también has sufrido. Nadie tiene el monopolio del dolor. Tal vez lleve un pequeño trecho recorrido más que tú, pero eso es bueno, porque me permitirá cuidarte y evitar así que sufras más daño. quiero tomarte de la mano y enseñarte el camino. El destino no existe, el destino lo escribimos tú y yo. Por delante solo tenemos un libro en blanco.

No quiero escribir la historia por adelantado, pero siento que el gran paso ya esta dado. Con cada segundo que pasa, hay menos granos de arena en ese reloj que, inevitablemente llegará a vaciarse en su lado superior, indicando que el momento señalado para nuestro encuentro, habrá llegado. No puedo negarlo, el tiempo es corto, pero la espera es interminable.

Y solo puedo seguir imaginando, especulando y soñando. Reinventando a cada instante ese episodio, cual hermoso amanecer, que no será otra cosa más que el comienzo del fin de la soledad, de la tuya y la mía.

Y desde ese instante, en adelante, tú nombre será escrito al lado del mío. Desde ese hermoso día que está por llegar, hasta el final de los tiempos. Así será.