miércoles, 9 de febrero de 2011

Nokia, en llamas

Y al fin pasó lo que tenía que pasar. Nokia ha aceptado la realidad: Están fuera del juego. En los teléfonos inteligentes, hace bastante rato que iPhone, Android y Blackberry los dejaron atrás. Mientras que en la gama media/baja, donde eran amos y señores, existen cientos de soluciones económicas "made in China", que les han quitado su mayoritaria cuota de mercado.

Esto es algo que han venido diciendo los analistas desde hace bastante, viendo que Symbian o Meego no parecen ser suficiente para competir con las mencionadas plataformas. Ahora, la realidad, es que el que hace no mucho fue el líder absoluto en el mercado de fabricación de teléfonos móviles, por su innovación, calidad y facilidad de uso, se ha quedado básicamente, con las manos vacías.

Stephen Elop, presidente de Nokia, ha comparado la situación con una persona que, estando en una plataforma petrolera que se incendia, tiene que decidir entre quemarse o saltar a las gélidas aguas en medio de la noche, sin saber lo que abajo le espera. Y es que, volviendo a la realidad, "abajo", le espera, o bien Android, que muchos desearíamos verlo en acción en un equipo de esta marca finlandesa, o bien Windows Mobile 7, que parece ser el camino a seguir.

Como usuario de Nokia desde hace más de una década, me siento sumamente apenado por la situación por la que pasa la empresa, debido a que siempre he sido defensor de sus productos, ya que han sido de calidad, tanto el Hardware como el Software, y a su vez, conozco la plataforma de Windows Mobile, la cual antes de su versión 7, no me parecía para nada amigable y era bastante lenta en la mayoría de los equipos que utilicé, aunque eso no significa que la considere mala, puesto que existe una impresionante cantidad de software disponible para instalar y que al final, es lo que da el valor añadido a un smartphone.

Aun así, sin temor a equivocarme, pienso que la unión, de llegar a concretarse, no será otra cosa más que el final de dos cadáveres andantes, sobre todo del producto de Microsoft. Feliz me sentiré si las cosas no terminan así.

La historia nos enseña que, a veces retomar el curso, no es solo cuestión de "donde," sino también es importante el "cuando", puesto que así como le pasó a muchos gigantes, como Palm, quienes desarrollaban WebOS luego de haber quedado totalmente estancados, fueron literalmente comidos por HP.

Es posible que en un tiempo no muy lejano, Nokia sea muy distinta a lo que una vez conocimos.