miércoles, 13 de abril de 2011

El Metro: Uso indebido de los Recursos

No sé si se trata de un asunto cultural o más bien antivalores incrustados en las costumbres. ¿Somos gente floja o nos creemos más vivos que los demás? Sea lo que sea, mal utilizamos los recursos de los que disponemos. Peor aún, usamos aquellos que no nos pertenecen o no nos corresponden.

No hay estación del metro donde no haya observado la mal llamada viveza de aquellos que, en pleno uso de sus facultades físicas, prefieren colocar sus humanidades en un ascensor que, a todas luces, está para las personas de la tercera edad, mujeres embarazadas, con movilidad reducida o discapacidad.

Irónico es que, frente a un ascensor abierto, pueden correr hasta su interior para no perderlo, pero no pueden caminar para una salida común, con probable disponibilidad de una escalera mecánica. ¿Pueden correr pero no caminar? Irónico y vergonzoso.

Esto es pues, un llamado a la conciencia: Así como este caso hay muchos, pero por lo menos respetando lo señalado, hay algo de ganancia.