sábado, 11 de septiembre de 2010

11 de Septiembre

¿Qué paso realmente el 11 de septiembre de 2001?



Recuerdo bien que me encontraba en mi trabajo, como cualquier otro día. A mitad de mañana, un compañero me comenta que se estrella un avión contra una torre en WTC. Él me decía que eso fue producto de un atentado terrorista, pero yo le insistía que eso no era así, que eso fue un accidente. Por supuesto, al ocurrir el segundo impacto, dejé a un lado mi necio razonamiento.

Si eso fue un evento que cambió la forma de ver el terrorismo, no solo para los estadounidenses, sino para el planeta entero, me siento entonces con el derecho de saber qué fue lo que realmente ocurrió. Particularmente a mí, me sabe a poco la información oficial. Hay demasiados huecos, demasiadas incoherencias.

La primera vez que yo comenté mi forma de pensar en público, casi me golpean. Sentí como que estaba hablando mal del papa en el Vaticano. Pero años más tarde, gracias a Youtube, pude mostrarle, una de esas personas, el desplome de la torre 7 (la que no fue impactada por ningún avión). No pudo más que darme la razón. “WTC-7 no fue dañado por un avión y tuvo sólo incendios menores en los pisos siete y doce de este edificio de 47 pisos, pero se derrumbó en menos de 10 segundos.”

Analizando otros hechos, por ejemplo, el acero, con temperatura de fusión de 1.535 °C, no puede haberse derretido con los 800 °C a los que arde la gasolina. Simple sentido común. Y casualmente ese día, el WTC tenía una cantidad especialmente baja de personas

No crean que soy estúpido. Evidente, unos terroristas se apoderaron de los aviones e hicieron lo que ya sabemos (no voy a tocar el tema aquí de cómo lo hicieron). Pero es evidente que los estaban esperando, porque no es posible poner cargas para acabar con un edificio (sigo con el caso del 7), en el tiempo en que ocurrieron las cosas.

Lo cierto, es que todo esto dio pie a justificar una guerra, lo que hace más macabra la idea de pensar que todo esto fue fríamente calculado. El cerebro detrás de todo, es un individuo que las manos tiene repletas de sangre, comparable con seres como Hitler. No solo destruyó miles de vidas norteamericanas (que fue lo que pudimos ver vez tras vez en las cadenas de noticias), sino que lo hizo de la misma manera con aquellas personas en Afganistán, que sin saber por qué, estaban siendo asesinadas, queriendo o sin querer.

Pero esto es solo mi teoría, cada quien saque sus propias conclusiones.