lunes, 12 de julio de 2010

Reflexiones de lo que fue un Mundial


Se terminó. La espera de 4 años comienza nuevamente. Un mundial es como aquel hermoso atardecer, que dura solo instantes, pero se debe esperar todo un día para poder observarlo.

Este mundial ha dejado cosas nuevas, otras conocidas y también algunas indeseadas. Comenzando por lo malo, espero que sea la última vez que se vea un partido de fútbol y suene una vuvuzela. ¡El que sople una, que lo lleven preso! Por lo nuevo, tenemos a un nuevo campeón. Ya España puede quitarse la etiqueta de "Eterno aspirante" y llamarse ahora "Flamante Campeón". Lo conocido es que Holanda ratifica su etiqueta de segundón por excelencia; con este, su tercer mundial en el que concluye como subcampeón. Siguen siendo el mejor de los que nunca han ganado.

Otra de las cosas, lamentables por cierto, ha sido el arbitraje. Correcto en algunos juegos, pero extremadamente polémicos en otros, al punto, que la FIFA ha tenido que salir a pedir disculpas públicas por semejantes errores. La mano de Henry contra los Irlandeses en el repechaje previo al mundial, fue preludio de lo que vino a continuación. Ahora, yo me pregunto: ¿De qué vale pedir disculpas si no se hace nada al respecto? Yo estoy de acuerdo con el hecho de que la apreciación arbitral es parte del juego, pero dejar pasar un gol como el que no contó para Inglaterra ante Alemania es demasiado. La única manera de que el linier no viese el gol, era que estuviera viendo hacia otro lado, a una chica linda en el público, por ejemplo. Aunque sea en jugadas en tiempo real, las ayudas electrónicas deben ser consideradas. No estoy de acuerdo con las interrupciones de juego, pero si hay formas de que haya, por ejemplo, un aviso que le llegue al árbitro principal cuando el balón cruce la línea de gol. Con la tecnología actual, eso no es mucho pedir.

Por otro lado, hermoso gesto de Holanda, al hacer el pasillo para los campeones. Noble gesto de parte de ellos, considerando que por 120 minutos los tuvieron a patada y mordiscos. Espero que sea algo que se repita en próximos mundiales. Es decir, que se repita el gesto, no las clases de Ultimate Fighting.


En cuanto a cábalas y creencias místicas, solo puedo decir que Paul (el pulpo sabelotodo que no falló ningún pronóstico), es más útil cocido en su tinta, con arroz. Luego de él, salieron los roedores, los chamanes y los caracoles. En España, algunos restaurantes suspendieron de su menú al pulpo, por el momento, claro está.

No hubo atentados terroristas, ni partidos fuera de fechas. Sudáfrica cumplió. Tal vez no haya sido el mejor mundial, ni las mejores localidades (el gramado en las canchas era un desastre), pero demostraron que si se puede hacer un mundial más allá de Europa, América o Asia. FIFA reconoció que tuvo que ayudar económicamente para la culminación de las obras. Sea como sea, la tarea se completó.

Hubo grandes sorpresas, como un equipo uruguayo aguerrido que debe ser recibido en su tierra con todos los honores del caso, por su esfuerzo. Y sorpresas lamentables, como los casos de Francia y del campeón saliente, Italia. Sostengo desde siempre, que en el caso de éste último, el problema fue la falta de hambre. Son un grupo que lo ha ganado todo. Están en el límite de sus carreras y no tienen mayor reto por delante. Salvo algunas contadas excepciones, los que destacaron, fueron los nuevos en el grupo, no los veteranos. Gracias a todos aquellos que tocaron el cielo en 2006, pero hay que darle paso a nuevos hombres, dispuestos a escribir su propia historia, una nueva historia.

Otro de los aprendizajes del Mundial, ha sido, que me ha quedado claro el por qué casi nadie se atreve a dar pronósticos por adelantado (salvo escudados por una especie marina), ya que se corre el riesgo (como me ocurrió a mi), de demostrarle al mundo lo equivocado que se puede estar.

Por último, lamento profúndamente que aquí en Venezuela, la gente aprecie y observe fútbol solo cada 4 años. Un deporte tan hermoso como este, no debe ser una distracción pasajera producto de un modismo. No hace falta vestir la camiseta de otros países. Suficientes colores nacionales hay para sentirnos bien representados. Nada más decir, que esa sorprendente Uruguay que llegó en cuarto puesto en este mundial, tiene ya bastante tiempo que no obtiene un resultado positivo ante la vinotinto. Saque cada quien sus conclusiones.